lunes, 8 de junio de 2009

yo (algún día) actriz

Durante este tiempo de extrema esfervesencia, en que estoy corriendo de aqui para allá, de allá para acá, saliendo por tarapaca, que me vieron en til til, estilo manu rodriguez... ok, nunca tanto, lo cierto es que estoy corriendo mucho y como que el tiempo que es un bien tan escaso se hace AÚN más escaso. Pareciera que cada vez que me quedo dormida fueran unos minutos, porque luego me debo despertar a la vida. Y porque la tarea que tengo no es fácil. ¿Como dar vida algo? Ese es nuestro trabajo, dar vida.

Sin embargo, a pesar de que corro y corro, estoy feliz. Estoy metida en lo que tanto amo.
¿Como llegué aqui? Si me hubieran preguntado hace unos cuantos años y me dijeran que vinieron del futuro y que estoy estudiando para ser actriz habría dicho: "ay si claro, y le pusiste mucho chocolate a tu leche no?" porque se supone que iba a ser ingeniera en biotecnología... algo gracioso porque los ramos cientificos no eran mi fuerte, ni les digo de matemáticas, el señor Pitagoras y yo creo que seremos por siempre irreconciliables.

Pero quiero volver al tema, ¿como llegue aqui, porque este post tiene todo un significado señores oyentes.
Cuando iba al colegio/escuela/whatever/recinto-cárcel donde iba para aprender ... bueno, en serio, siendo muy objetiva, mi colegio parecía carcel, barrotes largos y de color oscuro, alejados de las ventanas, etc...

Cuando solía ir al colegio entonces, siempre al final del curso, solíamos hacer una obra de teatro, yo solía participar pero en papeles menores, ejemplo, en la primera que participé, era una campesina que se sentaba en el patio, y al año siguiente fuimos una compilación de las 7 cabritas y el lobo y era una de las 7 cabritas, al año siguiente mi suerte como que comenzó a cambiar: me tocó representar a una mapuche llamada Rayén, que perdía a su pudú, pero definitivamente mi suerte cambió cuando llegue a mis 8 tiernos años.

Esa mañana, entró un hombre ya mayor llamado Rubén Unda, que desprendía una energía muy especial, me impresionó mucho al primer momento, y dijo que necesitaba a algunas niñas para que actuaran en la obra escolar, escogió a algunas de mi curso y del de al lado y pues, nos dijo de que iba la obra: Trataba de una madre que quería hacer que su hija leyera y a la hija no le gustaba leer, juntas se metían en diferentes cuentos, como Blancanieves, Cenicienta, El Gato con Botas y La Bella Durmiente. Don Rubén repartió los papeles, yo esperaba que me tocara el fragmento de espejo #3 o quien sabe, extra, pero a mí no me había entregado nada, entonces curiosa le pregunté:

"Perdone tío Rubén, pero no tengo papel"
"Pensé que había quedado claro cual te toca a ti"
"Ehh, no, pues no lo sé"
"Eres la madre, claro está"
"¿Que? Pero si ella es la protagonista!"
"Asi es"
"Es que, no debería a usar a una niña más experimentada en teatro?"
"No, quiero que seas la madre"
"Sabe? lo mio no es el teatro, yo seré otra cosa."
"Por ahora serás la mamá, y luego hablaremos de que si estarás en el teatro o no"


Pasó el tiempo, y por supuesto, me fui encariñando con este mundo gracias al tío Rubén, hace poco me encontré con una agradable sorpresa: La escena que preparo es una escena de la obra jamás llevada a escena de Sergio Vodanovic llamada "Igual que antes" entre los mejores elencos de las obras de este autor... pues encontré el nombre de .... Rubén Unda, imaginen el honor que sentí, que él me dijera lo de "por ahora eres la madre y luego hablaremos si te gusta el teatro o no" a lo que agregó despues de la obra... "sabes, creo que aqui se inicia tu historia con el teatro." Y por Dios que razón tenía. Como decía, poco a poco me enamoraba de este mundo, que a pesar de que no es el teatro como yo ahora lo conozco. Sin querer me iba enamorando de este poderoso señor que te hace emocionarte y llorar, asi como reir al mismo tiempo, y ser conocido como "mentirosos sufridos profesionales" como dice mi querida Maestra Brana. Y a medida que pasaban mis años escolares solo podía notar una cosa: ¡Que díficil era estar alejada de él (teatro!)"! Paralelo a esto, mi amor pasional crecía por otro amor que tengo; el doblaje. Creo que para mí, era una ley volver temprano para ver la serie -llamese Sailor Moon, Dragon Ball, y un largo etc- y escuchar aquellas voces que me hacían reir y llorar. Y si que las lloré. Cuando uno de mis personajes favoritos, Piccoro murió, creo que estuve llorando unos cuantos dias porque estaba muerto... es increible el poder que te da un actor, ¿no creen? si él quiere te hace llorar o reir, esa energía era imparable y siempre me decía: "algún día haré lo mismo!" De alguna manera, sentía que esos actores a quienes tanto venero me daban energías en perseguir ese hermoso sueño que brilla en mí.

Esa misma energía fue la que sentí al hacer a la bonachona pero algo agresiva Luzmira en "Animas de Día Claro" o me dio la valentía para traer a mi piel al enamorado y melancolico Romeo en "Romeo y Julieta" -fue gracioso llegar a ese papel, como mi colegio era de niñas, nadie quería ser Romeo, y fui la única que quiso- y digamos que nadie daba un peso por mí porque decían que tenía la voz demasiado aguda para hacer un hombre, la trabajé mucho para llegar a un tono medianamente varonil, claro, ahora si me hubiera doblado Carlos Segundo o algún otro actor, claro, habría sido el Romeo más sexy en mucho tiempo... en fin, ya no fue.

Pese a eso, me vi alejada a alejarme de él, pero no me hizo bien, ¡como lo extrañaba! ¡quería conocerlo de verdad! Pero no me atrevía, no tenía ese valor para atreverme y hacer las pruebas correspondientes... pero nuevamente volví a sentir esa energía de mis programas, quizá era muy soñador... pero, senti que de alguna manera, cuando escuchaba esas voces, me animaban a no dejar ese sueño hasta aqui. Lo intenté, y lo logré. Han pasado dos años de eso. Quien lo hubiera dicho... lo que más da alegría a mi alma también es que aparte de estar en el teatro, también me ha acercado más que nunca al doblaje lo que es mi otro gran amor, creo que amo a este arte a ambos por igual, pero al doblaje más porque llegó primero... pero ¡SHHHHHH! no le digan al señor Teatro que amo más al señor Doblaje, ¿de acuerdo?

¿Porque posteo esto? Aparte de que es mi blog y es como mi ventana rosa al mundo. Si hay una gran razón para decirlo: El sabado, creo que he cumplido uno de mis más grandes sueños, pude hablar con uno de mis actores favoritos, Carlos Segundo por san skype, no se imaginan, creo que casi me desmayé cuando le escuché la voz. -Entre medio de eso, mi hermano no me quería creer que hablaba con el "ah claro maría, si tú hablas con la voz de Piccoro y yo soy Madonna..." pero, cada palabra que decía, me emocionaba y vibraba con cada fibra de mi corázón, haciendo que latiera mil veces en el mismo segundo, sentía que se me hinchaba y que explotaría de gusto, y lo hizo, porque latía más fuerte de lo que podría sonar mi voz, mi cuerpo temblaba, mis lagrimas se asomaban por mis ojos, pero eran lagrimas de extrema felicidad. Había pasado por un mal día hasta ese momento, pero me doy cuenta, que valió la pena, porque he conocido a otro maestro más, y si lo he encontrado, no es una casualidad, sé que no es asi, las coincidencias no existen. Aún no tengo palabras para describir ese encuentro, aún estoy en un shock hermoso de alegría, y era justa la energía que necesitaba para enfrentar todo el mes que se viene, por eso... muchas gracias Carlos -si es que algún dia llegas a leer este post- porque me has hecho sonreir como una nña, y te doy gracias por tu futura ayuda, y si ya daba mi 1000% en esto, ahora podré dar el 10000% en esto! No me voy a rendir por más adverso que esto sea! Doy gracias que mi yo-niña no se vaya, la necesito para jugar mucho más en este hermoso mundo de juegos llamado actuación.

Porque... después de todo, como bien ha dicho mi actual maestra:
"El Teatro, es un juego, pero es un juego que nosotros debemos tomar en serio"





3 comentarios:

Ale Fields dijo...

nachis, me encanta que le apasione tanto su profesion. Y la verdad puedo sentir su emoción en cada palabra que escribe.
Gracias por compartir esto con sus amigos
Se le lovea mucho!! no lo olvide :)
saludos y muchos abrazos!!
Ale

Brilliant Mistake dijo...

uy, muchas cosas que decir.

Primero que te extraño horrores! y vete a saber cuándo irás a ver este post XD.
Segundo, no podías hacer la letra más chiquita, verdad?? XD no sabés lo que me costó leer jajajaja.

Me alegra muchísimo que estés tan feliz con la carrera que elegiste, esa vocación de la cual hablas con tanta pasión.
Es incríble cómo se dan las cosas, que quizás ya desde chiquitas estabas destinada a dedicarte a la actuación. Yo no disfrutaba para nada de las obras del colegio, nada más lo hacía para perder horas de clase jajajaja.

me encanta leerte, escribís tan lindo *---*. Quién te dice y algún día iré a ver una obra escrita y protagonizada por Ignacia Montalva *.*

ya de chiquita andabas llamando a todo el mundo "tío"? XD
oye, yo estoy segura que tu romeo era muy sexy :D

Qué lindo lo de Carlos S.!! me alegro mucho por vos!! :D
Sos la única persona que escuché (o leí) en mi vida que dice que lloró cuando murió píccoro O.o XD

Eso me gusta, que sigas firme y no te rindas, llegaste muy lejos como para dejarte caer ahora.
Sabés que del otro lado de la cordillera tenés una amiga fiel que te apoyará siempre en todo lo que te propongas.

te amo amiga del alma! <3
y a ver cuándo te veo!
*B*

Lexell Cassini dijo...

Hola.
Amo este post.

Estoy justo en la encrucijada de seguir con mi ingenieria o seguir el sueño. Déjale el link a Carlos en su blog! http://carlosegundo.blogspot.com/